miércoles, 2 de marzo de 2016

SANACIÓN (cuento)




Mi cuento participa en el ejercicio de escritura de BUA. (Bloggeros Unidos de Argentina)




Sanación


Para ser la primera ocasión que asistía a una fiesta de disfraces, todo había sido más divertido de lo que esperaba. La música, la comida, las bebidas; incluso los desconocidos que la rodeaban resultaron ser muy simpáticos. Por primera vez, la máscara que llevaba como parte de su traje, le permitió bailar sin timidez. Hasta pudo probar el champagne y otras bebidas exóticas. El broche de oro de la velada fue contar un surtido de chistes subidos de tono en el baño de damas, junto a varias chicas que se reían con ganas cuando mencionaba todos los defectos del miembro masculino. La experiencia resultó tan agradable que llegó a su casa sin una pizca de cansancio. Por el contrario, una especie de energía renovadora embriagaba su espíritu. El recuento mental de los sucesos divertidos que había disfrutado en la celebración fue interrumpido por una llamada telefónica. Levantó el auricular. 
Quien estaba del otro lado no se identificó, no obstante ella reconoció inmediatamente la voz. Se trataba de un hombre joven, alguien muy importante para su corazón.
Era la voz de quién había sido su pareja. Sus palabras sonaron lógicamente frívolas cuando le dijo desde el otro lado...

-Te quiero aclarar, que no pienso regresar contigo.


Cortó enseguida por dos razones. Ella todavía lo amaba mucho y no deseaba escuchar nada que la lastimara y la otra razón, sin dudas la más importante, hacía dos años que estaba muerto.
Durante la siguiente semana, tres veces al día llamaban a su número, siempre se trataba de la misma voz repitiendo el mismo mensaje.
¡Alguien intentaba fastidiarle sus vacaciones! La solución momentánea era desconectar el teléfono, sin embargo, no quería vivir con miedo a responder cada llamada.
En el periódico del viernes encontró un aviso clasificado que le sacaría de encima al inoportuno bromista:

¿ACOSADA?
¿CANSADA DE QUE LA LLAMEN A TODAS HORAS?
TENEMOS LA MANERA
DE LIBRARLE DE AQUELLOS QUE SE CREEN
CON DERECHO A PERTURBAR SU TRANQUILIDAD.
CONTÁCTENOS

Esa misma tarde un detective se presentó en su casa: una mujer bastante alta, de grandes ojos azules portadores de una mirada profunda y melancólica, su cabello negro azabache lo llevaba suelto cubriéndole la espalda, destacando la blancura de su piel.Vestía un traje de hombre en color gris oscuro, con corbata y zapatos negros. Los rasgos de su cara eran finos y elegantes, y según sus gestos dudabas si se trataba de un hombre o de una mujer. En conjunto tenia una imagen andrógina muy atractiva.Permaneció sentada varios minutos en silencio con los brazos cruzados sin hablarle. Luego suspiró, y extrajo una libreta de su bolsillo, donde comenzó a tomar nota de todo lo que la joven le daba como respuesta a sus preguntas.

- Su nombre y edad, por favor.

- Me llamó Isabella y tengo 22 años.

-¿Cuando va a las fiestas de la ciudad que nombre falso utiliza?

La pregunta la sacudió y sus mejillas se ruborizaron. Era evidente que todos los vestidos de noche que se encontraban desparramados por la habitación delataban su vida nocturna, pero cómo podía saber que le gustaba llamarse de otra forma cuando se colaba en las fiestas.

-Me conocen como Itzel

- No se preocupe. Todos lo hacen, a nadie le gusta dar su nombre real en las fiestas-aseguró mientras escribía velozmente en la libreta. -¿Las llamadas son diarias?


Como para demostrar que Isabella no mentía en ese momento sonó el teléfono. La detective hizo un gesto con la mano para que ella se mantuviese en silencio y atendió en su lugar la llamada.
Del otro lado la voz masculina se expresaba con una mezcla de angustia y cierta irritabilidad. Al cabo de un instante pareció percatarse que quién lo estaba escuchando no era Isabella y colgó.

-¡No tiene vergüenza de hacerse pasar por un muerto!- replicó Isabella comenzado a dar vueltas por la sala retorciendo se los dedos.

-No creo que esté fingiendo. La mayoría de los que reciben esta clase de llamadas escuchan la voz real.

-¡Está bromeando! ¡¿Quiere decir que el alma de mi novio muerto me llama a diario?!

- Isabella en estos casos especiales debo averiguar diversos datos que me llevaran unos días. Manténganse tranquila no se niegue a hablar con él. Yo vendré cuando consiga la información necesaria. El próximo viernes tendré la solución para su problema.



La semana se hizo interminable para Isabella, ni asistir a las fiestas despejaba su mente del miedo que le producía imaginarse un loco que pronto no se conformaría con el contacto telefónico y aparecería en su casa. El jueves por la noche, no se limitó a escuchar. Decidió responderle :

-¿Crees que quiero escuchar de nuevo todas tus mentiras? – Le dijo- ¡Hay algo que deberías saber bien, y es que nadie que lastima el corazón de una persona merece ser perdonado! ¡Pretendiste que te aceptará cómo amigo! No me interesa que necesites mi perdón, no lo tendrás... ¿entiendes? ¡Nunca!

Y finalizó la llamada arrojando el teléfono contra la pared. No recordaba cuando fue la última vez que había llorado, pero esa noche Itzel lloró. Sentía que poco quedaba de Isabella ¡Ya no sabía si quería ser Isabella!
Solo Itzel la mantenía lejos de las penas. Su ex había roto el corazón de Isabella ¿por qué  ahora buscaba atormentar su nueva vida?

Al mediodía del siguiente viernes, la detective apareció con una gruesa carpeta bajo el brazo.

-Tuve mucha suerte con su caso. Creo que debe ser el caso más simple que me ha tocado hasta ahora. Demasiados sufren acosos de ésta clase, comienzan todos iguales con llamadas o cartas y luego se ponen sumamente fastidiosos.

-Si me libra de su tortura me hará la mujer más feliz del mundo

La investigadora encendió un habano y entre el humo, extrañamente uno podía asegurar que tenia enfrente a un hombre apuesto y muy seductor. Era increíble esa especie de hermafroditismo que rodeaba a la detective. Acomodó las páginas que estaban dentro de la carpeta y le pidió:

- Isabella podrías por favor, revisar con cuidado tu nuca con las yemas de los dedos.

La chica con recelo obedeció. Encontró que una cicatriz rugosa se extendía entre su cabello. No recordaba la manera que se había producido la herida.

-Y ahora podrías sacarte la chalina que llevas anudada al cuello.

Isabella suavemente comienza a desatar el nudo del pañuelo de gasa rosada que adornaba su cuello. Una especie de corte se hallaba sobre su garganta. No era muy grande, pero estaba abierto y vibraba cada vez que respiraba, dejando entrever su faringe. Involuntariamente los músculos se estremecían en el esfuerzo por enviar aire a los pulmones.
La detective le sonríe complacida. El informe era correcto.Con serenidad empieza a explicarle la situación a la muchacha.

-Las llamadas que recibes son reales, y si quieres, puedes librarte de ellas. Es necesario que decidas si seguirás escondiéndote aquí o abandonarás para siempre tu cuerpo.

-¿Abandonar mi cuerpo?

- Hace dos años que estás en coma, tus cicatrices son la prueba. Una de ellas es la costura que te hicieron en la cabeza y la otra, la que tienes en la garganta, es del aparato que utilizas para respirar.

- ¿Estoy soñando?

-No de ninguna manera. Permaneces en coma y tu tristeza se relaciona con el daño espiritual que te hizo tu ex-novio. La tristeza no permite que te recuperes. El dolor es una cadena, y muchos humanos lo infringen sin saber que ese dolor se enreda alrededor del alma. De esta forma la victima y victimario permanecen atados por toda la eternidad. No es tiempo de que mueras, pero sin ganas de vivir no puedes curarte.

Isabella podía tomarlo como una broma, si no fuese porque todo lo que mencionaba parecía abrir en su mente diversos recuerdos ocultos... una pelea…el accidente...

- Las llamadas son reales, realizadas por el alma de tu novio. Para no confundirte demasiado voy a resumir: al soñar las almas tratan de compensar las malas acciones de la mente y el cuerpo. Un alma es eterna pero, siempre será condenada por acciones realizadas por la materia. Cada vez que él duerme intenta contactarte y puede hacerlo porque tú, permaneces en coma. Lo que en realidad busca, como todo hombre, es librarse de su culpa.

-¡Entonces enseguida quiero terminar con éste suplicio!¡Ya no quiero sufrir más por su culpa! Sobre todo, ya no quiero sentir miedo de escucharlo.

-Todo depende de tu decisión.Si eliges ser Itzel te quedarás con nosotros en la ciudad etérea,  hasta que pases al puente que trasladará definitivamente tu alma. Si eres fuerte te librarás de ese mal, y vivirás lo que debas vivir. Tu alma estará en paz, porque al verdadero amor siempre lo tuviste cerca.


Hospital Santa Rita, día Sábado.

Una enfermera se acerca con apuro a una mujer mayor que permanece sentada en la sala de espera.

- Señora, venga por favor. El doctor Gutiérrez necesita hablar con usted.

- Mi estimada señora- dice el médico- Después de tanto tiempo, hoy se produjo un cambio importante en el estado de salud de su hija. Isabella abrió los ojos. La rehabilitación será lenta pero todo irá bien de ahora en adelante.

La señora comienza a llorar, y esta vez, esa madre derrama lágrimas de felicidad.
 Su hija ha regresado.




FIN







8 comentarios:

Larga vida a los libros dijo...

¿coma? Jum...no lo habia pensado, pensé que la muerta era ella. XD Me gusto mucho el cuento, ligero y facil de leer.

Segui asi :) Yo tambien hice el cuento para BUATales

Monster dijo...

Me gusto el giro que tomo la historia jajaja, no me lo esperaba fue original.

Julian Contreras dijo...

Decir que me gustó queda corto. Me fascinó cómo manejaste la narración y hacia dónde la dirigiste. Detrás del mundo de bailes y máscaras de Isabella/Itzel entretejés reflexiones muy profundas acerca de la muerte y la vida, la conciencia y el alma humana. Y cómo presentás esa tensión entre dos mundos a través de la llamada telefónica y la intervención de la detective.

Hay muchísimas cosas más para decir... positivas, por supuesto. 'Sanación' está llena de figuras intrigantes y simbolismos. ^_^ Sencillamente, me encantó.

MENTE IMPERFECTA dijo...

Muchas gracias por leer.

Lucia Estigarribia dijo...

¡Hola! Me encanto completamente, me encanto como te expresas y me encanto la historia. Me gusto mucho como la historia da un completo giro y creo que nadie se lo espera, eso es algo que la hace completamente original. Espero muy pronto poder leer otra historia tuya porque me encanta tu manera de escribir.
Besos :)

Ramiro Moretta dijo...

Gustó! Me fue fácil imaginarla, cosa que me gusta, y el giro de la misma es muy bueno.

Ironía de la vida: yo tengo encajonado una detective igualita a la que desccribiste, pero rubia je

Saludos!

Juli Belmonte dijo...

Hola! me ha gustado mucho y me imagine todo el relato como si pasara en la época victoriana y creí que ella era la muerta (?
También me interesó el hecho de el hermafroditismo que presenta la detective. Muy bine jugado aunque yo lo hubiera explotado más.
Saluditos!

Meli ^^ dijo...

Lo adoré!
Es misterioso, original y tiene un buen giro, que no solo es sorprendente sino que bastante conmovedor para mariconas compulsivas como yo jaja

Un abrazote