sábado, 4 de octubre de 2014

La verdadera Alicia

Alice Pleasance Liddell Hargreaves Taylor
 (Westminster, 4 de mayo de 1852 – Kent, 15 de noviembre de 1934) fue durante su infancia amiga de Lewis Carroll, y su inspiración para el personaje protagonista de los libros Alicia en el país de las maravillas y Alicia a través del espejo.




"Era el 4 de julio de 1862. Un bello día de verano, Charles Dodgson, un joven promesa matemático, abordó un bote desde la ciudad de Oxford junto con un pequeño grupo de personas hacia el pueblo cercano de Godstow para tomar el té a la orilla del río.
Dodgson, mejor conocido como Lewis Carroll, iba acompañado de su amigo el Reverendo Robinson Ducksworth y las tres pequeñas hijas de su buen amigo Harry Liddell, Edith (8 años), Alicia (10 años) y Lorina (13 años)."



























La relación de amistad de Charles Dodgson con la familia Liddell, y especialmente con Alice y sus hermanas Lorina y Edith, se prolongó durante varios años. Las tres posaron en numerosas ocasiones para ser fotografiadas por Dodgson, gran aficionado a la fotografía, y solían ir con él de excursión por los alrededores de Oxford. La verdadera Alicia dejó testimonio de estos largos paseos:

«Muchos de los cuentos del Sr. Dodgson nos fueron contados en nuestras excursiones por el río, cerca de Oxford. Me parece que el principio de Alicia nos fue relatado en una tarde de verano en la que el sol era tan ardiente, que habíamos desembarcado en unas praderas situadas corriente abajo del río y habíamos abandonado el bote para refugiarnos a la sombra de un almiar recientemente formado. Allí, las tres repetimos nuestra vieja frase: cuéntenos una historia, y así comenzó su relato, siempre delicioso. Algunas veces para mortificarnos o porque realmente estaba cansado, el Sr. Dodgson se detenía repentinamente diciéndonos: esto es todo, hasta la próxima vez: ¡ah, pero esta es la próxima vez!, exclámabamos los tres al mismo tiempo, y después de varias tentativas para persuadirlo, la narración se reanudaba nuevamente».


Ideando maneras de entretener a las niñas que estaban aburridas por el viaje en barco, Dodgeson fantaseó una historia sobre un mundo místico lleno de personajes ficticios y nombró a la protagonista Alicia, en honor a la hija de su amigo. Ésta, la pequeña niña de 10 años, quedó tan absorbida por la historia que le pidió a Dodgeson que la escribiera para ella. Dodgeson cumplió con su promesa y le envió a Alicia un pequeño manuscrito con el título Las aventuras subterráneas de Alicia. Dodgson tardó aproximadamente unos dos años y medio en completar el manuscrito, que ilustró con dibujos de su propia mano, y se lo regaló a Alice en las Navidades de 1864. Ya antes de esto, el autor había mostrado el cuento al también escritor George MacDonald, quien lo animó a publicarlo.
Sin embargo, un misterioso episodio había provocado el enfriamiento de las relaciones entre Dodgson y los Liddell. A partir de entonces, Alice y Dodgson solo mantuvieron algunos encuentros esporádicos. Hay constancia de correspondencia entre ambos al menos hasta 1892.








Con los años Alice Liddell se convirtió en una dama de la alta sociedad. Se casó con Reginald Hargreaves, hijo de un próspero empresario. Ella y su familia vivieron en una maravillosa mansión de Cuffnells, en el Hampshire, donde recibían a menudo a aristócratas y a lo más selecto de la sociedad británica. Tuvo tres hijos, muriendo los dos mayores en combate durante la Primera Guerra Mundial. Reginald Hargreaves falleció el 14 de febrero de 1926. El tren de vida que llevaba el hijo menor, Caryl, y los elevados costes de mantenimiento de la propiedad familiar de Cuffnells, llevaron a Alice a tomar la decisión de vender el manuscrito autógrafo que le había regalado Lewis Carroll en 1863, siendo que el nombre de Lewis Carroll era  ya entonces mundialmente conocido, obtuvo por él una suma muy elevada en la casa de subastas Sotheby's.
En 1932, dos años antes de su muerte, Alice Liddell que tenía entonces ochenta años, fue invitada por la Universidad de Columbia a los actos para conmemorar el centenario del nacimiento de Lewis Carroll. Durante esta visita a Estados Unidos Alice conoció a Peter Llewelyn-Davies, uno de los hermanos que inspiraron el personaje Peter Pan a J. M. Barrie.








Fuentes: wikipedia y CulturaColectiva


5 comentarios:

Vicky Rock dijo...

Hola! Me encantó la entrada :3 No sabía que la verdadera Alice conoció al verdadero Peter Pan :3 No sabía nada sobre ella. Son unos datos muy curiosos, alta cara de traumada en las fotos(? Por las imágenes, supuse que iba a ser una historia más oscura :b Un beso!

Sol de Echesortu dijo...

Muy interesante tu entrada!! hace poco leí Alicia en el País de las Maravillas y ahora estoy leyendo su continuación, Alicia a través del espejo. Besos!!! :)

Constanza H. Banegas dijo...

Conocía esta historia pero no que ella conocio a quien inspiró a Peter Pan! que emoción debe ser saber que uno inspiró a tan famoso personaje!

Ge. dijo...

Estudié esto mismo para una clase de literatura.
Es muy interesante "conocer" la historia que hay por detrás de los autores
¡Saludos!

Laura Arena dijo...

Muy interesante tu entrada, siempre nos traes historias interesantes. Gracias.