sábado, 30 de agosto de 2014

Los malos de los cuentos suelen ser cool



Un cuento de hadas expone la esperanza de poder superar las condiciones más adversas de la vida o de que  se puede conseguir un “final feliz “pero si tenemos en cuenta que las historias fueron adaptadas de versiones que eran mucho más violentas, el triunfo del bien es un poco dudoso.
Sin embargo, todos los cuentos coinciden en que el bien al final triunfa y el mal es castigado.
Claro que los cuentos de hadas nunca han mostrado un verdadero final, sino un nuevo comienzo que solamente el lector o quién escucha el cuento puede imaginarlo.
Pero no es gracias al héroe que hemos disfrutamos del relato, al contrario: imaginen ver limpiar todo el día, tranquilamente, a BlancaNieves hubiese sido aburridísimo. No es por ella que el cuento ha sido interesante sino que realmente nos gustó gracias a su malvada madrastra.



Los personajes de los cuentos de hadas no son ambivalentes, es decir que no son buenos y malos al mismo tiempo, como somos todos en realidad. 


“Los cuentos de hadas suelen plantear, de modo breve y conciso, un problema existencial. La maldad está siempre presente igual que la bondad, pero nunca en una sola persona sino en dos personajes diferentes. En los cuentos de hadas el malo siempre pierde, de modo que la convicción que se transmite es que el crimen no resuelve nada y de esta manera es una persuasión mucho más efectiva que la enseñanza de normas morales.”




Una buena historia necesita un excelente antagonista, ése que nos haga mucho más atractivo el conflicto. Que permita a nuestro protagonista brillar en los momentos oscuros del relato. 
Los malvados representan todo lo que se debe superar en la vida, para salir adelante y cumplir un sueño. Un Villano encarna la personificación del mal, y muestra siempre características opuestas a quien encarna el bien( la princesa, el pequeño animal, el joven ingenuo, etc) es bondadoso , generoso, amable. El villano ( ogro, bruja , madrastra) es egoísta, cruel y ambicioso.




Los cuentos de Hadas suelen ser acusados de marcar estereotipos sexistas y es que el mal es encarnado, la mayoría de las veces, por mujeres. No creo que tuviesen una intención real las historias de dar una pésima imagen al sexo femenino; antes que nada no podemos olvidar que las versiones actuales se suavizaron mucho de los cuentos originales. En el caso de Piel de asno, el mal lo representa su propio padre o tío que pretende casarse con ella, y en otros cuentos son ambos padres quienes abandonan a sus hijos ( Patito Feo, Pulgarcito, Hansel y Gretel). Pero si hablamos de brujas, la mayor amenaza para las niñas buenas, debemos tener en cuenta que estas mujeres tenían una profesión admirada y respetada antes del cristianismo, y siendo seguidoras de un culto pagano, fueron retratadas en las historias como malas y feas.


“... Es importante destacar que el malo no carece de ciertos atractivos (fuerza, poder…) pero éstos sólo tienen un carácter temporal pues el malo es castigado al final del cuento, siempre pierde a favor del bueno, del héroe con el que el niño se identifica y que ha sufrido pruebas y peligros, pero que triunfa. Con esto el niño se convence de que el mal no resuelve nada… al final la oposición de personajes ayuda a comprender al niño más fácilmente la diferencia entre ambas polaridades, evitando ambigüedades que no conviene plantear hasta que no se haya establecido una personalidad relativamente firme sobre la base de identificaciones positivas. De ahí que una hermana sea buena y las otras vagas y malvadas, una guapa y las otras feas, una lista y otras tontas… sin que puedan coexistir dos características opuestas en la misma persona.”


Por otro lado, los villanos suelen atraernos e internamente más de una vez deseamos que sea el malo quién gane. 

Los villanos no lloran , no se quejan de lo que les toca vivir, hacen todo lo posible para lograr sus objetivos y cuando los derrotan no se rinden. Sabemos que regresan para intentarlo de nuevo. Por eso los malvados de los cuentos son cool.























Citas de:
club.ediba.com
psicologia.laguia2000.com

4 comentarios:

Laura Arena dijo...

Muy buena tu entrada, cuando era niña y leía los clásicos, me gustaba identificarme con los malos. Me encantó tu análisis. Gracias.

Ms.Leda dijo...

Muy buen post. Me gusta que hayas destacado que sin los personajes "malvados" la vida de los "buenos" hubiera sido muy aburrida. A mí en lo personal siempre me despertaban más sentimientos los malos que los buenos porque al fin y al cabo ellos sufrían más, no solo no alcanzaban sus metas, sino que su vida desdichada no tenía remedio, a diferencia de las buenas princesas que nacían en cuna de oro y al final de la historia eran coronadas por su belleza y bondad sin hacer mucho (solo porque les pertenecía). Respecto de la cuestión sexista de los cuentos originales, la triste realidad es que los relatos orales servían para transmitir moralejas con ciertos valores y advertencias a sus oyentes jóvenes, y en la sociedad el rol de la mujer siempre estuvo muy pactado como una ley social. Obvio que siempre hay que leer estos relatos dentro del contexto en el que fueron escritos, y analizar como fueron retomados o adaptados en la actualidad por empresas como Disney que siguen teniendo un pensamiento muy limitado del rol de la mujer en pleno siglo XXI.
Me gusto tu blog! Lo vi en BUA. Saludos =)!!!

Vicky Rock dijo...

Que buena entrada, me encantó :) Es muy original. Al contrario de la mayoría de las personas, me gusta lo que se está haciendo de "contar los cuentos de hadas desde el lado de la villana". Me encantó tu entrada, te sigo. Un beso :)

Constanza H. Banegas dijo...

La estética de tu blog es increíblemente hermosa!!! la foto del baner yo también la tengo en algún lugar de mi pc porque me encanta.

Los villanos suelen ser mis favoritos y detesto leer o ver algo donde el villano carece de carácter o personalidad!

Te sigo y leo, besos