lunes, 14 de diciembre de 2015

CAPITULO 6 VAMOS A DAR UNA VUELTA AL CIELO


CAPITULO 6 



How I wish, how I wish you were here.
We're just two lost souls
Swimming in a fish bowl,
Year after year,
Running over the same old ground.
What have we found?
The same old fears.
Wish you were here...


Pink Floyd   “Wish you where here”




Casa de Nine 10 PM
120 días de conexión

Hoy tengo ganas de ver las estrellas una por una. Nube y yo miramos el firmamento, y pensamos, que Zang es tan inalcanzable como las estrellas. En un rato regresará de ensayar con su banda. Vendrá y le contará a ella, sus progresos e inconvenientes en el ensayo. En cuanto a mi, cuido o intento hacerlo, a mi organismo para seguir dándole  tiempo a Nube y Zang.
Mirando en detalle el firmamento, por primera vez me impresiona la infinita cantidad de estrellas. Antes, gracias a ellas se inspiraban  poetas y músicos; ahora las vemos sin que podamos crear nada especial, ni canciones ni poemas, nacen de nosotros.
En cambio Nube si puede,  conserva lo que se durmió en el interior del corazón, sus sentimientos pueden lograr un milagro que parecía imposible para la humanidad, volver a imaginar.
Hoy la vi tratando de dibujar y eso que ocurría  en mi cabeza se trasladó a mis manos Al mediodía busqué hojas en blanco, ella guió mis trazos. Con calma se dibujó, una torpe representación de lo que seria estar con  él. Abrazándolo. Me conmovió ver a Nube a su lado.
Lo escondí. Temo que se vea como una consecuencia interna de la relación  y SOMA decida suspender las sesiones de chat con Zang.
Miro una última vez las estrellas cierro los ojos y le dejo mi lugar a Nube.

Hay varios mensajes de Zang para leer, entre ellos, una muestra de sus intentos fallidos de redactar unos versos. Son oraciones mal construidas en el apuro por dejar escrito lo que siente.

 “yo deseo: que nada malo le pase a mi nube, que cualquier adversidad ella la pueda afrontar y pasar, que no se sienta sola, que tenga motivación para hacer sus acciones, y que nunca cambie su forma de ser y su linda sonrisa que tiene  y por último. Que siga siendo mi nube”




 En otro mensaje me dice:”mi amor tienes una hermosa sonrisa”.Invariablemente verá siempre lo que SOMA decida mostrar. Las fotos de una mujer que podría ser yo si no fuese solamente un alma encerrada.


-Nube, ¿puedes hablar conmigo cinco minutos?-escucho de pronto la voz de Alessandra

-¡Alessandra!- no puedo evitar un sobresalto al oír mi nombre. Ella nunca me habla, se comunica únicamente con Nine.

-Nube ¿Entiendes que estas demasiadas horas en la computadora? Qué Nine debe dormir sino se descompensará.

-Permanezco hasta que Zang se retira del chat  y después me voy a descansar.

- Me gustaría que me digas ¿Qué esperas obtener de esta situación?

-Que Zang me permita quererlo, que me perdone por no poder estar junto a él y me permita ser su compañera a pesar de eso.

-Es un emocional. Ellos eran unos egoístas, obvio que permitirá ser querido.

-Entonces espero que sea un sentimiento mutuo. Me gustaría que, aunque sea un poquito, valore mi afecto.


Alessandra toma una chaqueta de cuero y su casco. Sus noches son paseos a toda velocidad  La motocicleta, la ayuda a silenciar las voces; se reúne con otros en los límites de la ciudad y participa de carreras por las autopistas. Pertenece a los rebeldes nocturnos, larga temporales que no aceptan medicación para controlar la esquizofrenia
Me mira  fijamente unos segundos. Su personalidad número uno, siempre es muy directa con tendencia a buscar una confrontación y es muy inteligente para defender su posición en relación a sus principios.

-Tú crees en el alma, ¿cierto?   Crees que puedes amar usando el alma. Los científicos demostraron que el alma vivía en la cabeza. El alma necesita sentir culpa, por eso es mejor vivir y olvidar.

-No quiero olvidar lo que siento. Nine y yo queremos tener un pasado, una historia de amor para recordar.

-Es tu historia de amor la que construyes, no la de Nine

-Las dos somos parte de esta historia.

Con un gesto de su boca, me doy cuenta que mi respuesta le parece tonta e infantil. Se pone su chaqueta para irse. Antes de cerrar la puerta de un golpe me señala con un dedo y me dice:

-No olvides tomar los medicamentos. Tú te sientes bien y feliz, pero Nine depende de sus pastillas.

- Puedes quedarte tranquila Alessandra, las tomaré.

Zang se conectó. Siempre tengo miedo que un día no quiera hacerlo. Me deje por horas esperando y no desee saber de mí.
Hace unos días le pregunté si se aburría conmigo. Me sentía ese día abrumada y deprimida hasta que leí lo siguiente:

“No se si me comprendas, y no lo espero. Pero quiero que sepas, que yo aun afuera de aquí, pienso en si  me habrás dejado algún mensaje, o algo a veces mi cabeza da vueltas así pensando eso.”

El temor de que se aleje, me hace reaccionar de forma confusa. Hasta siento vergüenza de decirle cuanto lo extraño durante el día. Es un hombre, dudo que le agraden confesiones de esa clase. Prefiero demostrarle mi interés con unas, no tan pequeñas, escenas de celos. Al ser mi primera experiencia con un emocional y con una pareja, estos meses me he dejado llevar por el instinto.
Soy demasiado impulsiva. Me enojo, me desconecto por un rato y regreso para ver si nos reconciliamos. Zang tiene la costumbre de buscar la atención de toda chica que se le cruce en el espacio virtual. Tiene amigas que obviamente no puedo conocer, comparten planes de paseos a los que nunca podría ir, así descubrí que mis celos son un reflejo del dolor que me producen  mis limites. Estar confinada al otro lado del monitor se me hace cada vez más difícil.

Zang dice:
son mis amigas
las conozco por mucho tiempo antes
y cuando me empiezas a decir esas cosas
es cuando me dan ganas de meterme en sus "problemas"

Yo digo:
esta bien es como dices tu
ya no hablare de otros
y no son celos
ya no siento celos
me siento bien contigo
no es escándalo de celos,
me siento como si me abrazaras todo el tiempo.
y no tengo miedo

Esa fue una pelea que casi se escapa de mis manos. Creí que al otro día vendrían los espías de la intimidad a verificar que había pasado.
Hoy estamos escuchando juntos a Pink Floyd, canciones de una película llamada The Wall.
La letra de “Deseo que estuvieras aquí “, humedeció mis ojos. Me dieron ganas de decirle, quiero estar contigo, debe haber una forma de estar juntos. Sin el chat, sin SOMA, un espacio para permanecer unidos, abrazados.
Soy esa voz que  cada noche, le dice: Zang, tú puedes lograr ser el mejor músico. Soy quien le promete estar para él al día siguiente. Soy quien le sugiere, sueña conmigo. Soy quien le murmura
 “como desearía que estuvieras aquí “
Soy su Nube. Vivo dentro de Nine, pero seguiré siendo su Nube.

¿Y Zang quién es?
Un chico al que intento enseñarle a expresar sus sentimientos, sin sentirse menos hombre. Es popular entre sus amigos, dice ser tímido pero no le creo. Adicto a la música del siglo XX, apegado a su madre, arregla casi todo con un chiste. No le importa lo que digan los demás acerca de su relación a distancia. Zang defiende sus sentimientos, desconociendo que la distancia no es física. Nunca descarta la posibilidad de que vaya a estar con él.
Practica el bajo para ser el mejor aunque no le interesa ser famoso. Toca algunas canciones en una guitarra acústica  bautizada Sophie. Una noche escuché como tocaba Black Bird, por un instante me sentí ese pájaro negro, un ave con alas cortadas.
Nos conocimos dentro de un sitio de reunión de varios usuarios, cada uno representado por su avatar. Mi avatar entró a jugar, de pronto leí mi nombre real. Cuando elegí mi nick de miembro nuevo de este juego on-line, Nube quedaba como una extensión. Zang lo escribió espontáneamente casi como si me hubiese reconocido o como si hubiese estado esperando por mí.  Definió mi nombre dentro del juego y por extraño que parezca su nick también se me hizo familiar.
La música ha sido nuestro puente en toda la relación, algo que le debo a Nine es estar cercana en todo momento a diferentes canciones, con Zang empecé a entender o asimilar los mensajes en las letras. En cierta forma la música se corporizó, se transformó en besos y caricias, creamos los dos un lenguaje propio basado en estrofas musicales.

Yo digo:
No te acuerdas que yo no sabía como se llamaba la canción...
si  no me hubieses pasado el link

Zang dice:
cierto  fue en Navidad

Yo digo:
ajam

Zang dice:
junto con...
erm...
la canción nubes
y...
otra no me acuerdo
D:
aaa ya sé
stand up and shout

Yo digo:
Jajajaja esa misma

Zang dice :
no sé como lo recorde

Yo digo:
yo solo recuerdo que te regalé la canción profugos
no entiendo porque el juego me borro todos los mail sin avisarme?
u.u

Zang dice:                                               
sep a mi también me sucedió
tal vez fue un virus
pero si los recuerdo
las que me pasaste
y una era de AC/DC


Prófugos, una canción de una banda que se llamaba Soda Stereo, me gustó por un verso en especial
 “...al menos se que huyo porque amo....”

¿Tendré que huir de Zang?




 Continuará...







Vamos a dar una vuelta al cielo
Autor: Adriana Cloudy 
Argentina 2013



1 comentario:

zangetzou dijo...

llevo años queriendo saber lo que sigue >_<